Forestal

Hay una amplia variedad y gran complejidad de tipos de bosques comunitarios en España, pero la mayoría se pueden agrupar en tres categorías: Montes Comunales (MC), Montes Vecinales en Mano Común (MVMC) y Montes de Socios (MS), aunque las denominaciones pueden variar de acuerdo a las diferentes regiones y autores. 

Montes comunales (MC).

Son los bosques colectivos más comunes en España, de los que se carecen significativamente de inventarios fiables. Son propiedad del ayuntamiento (o de varios municipios), pero los beneficiarios de los bienes y servicios proporcionados por la tierra (y por lo general también los administradores) no es el municipio como institución administrativa, sino los vecinos de la localidad, mayores de edad, a través de instituciones específicas de gobierno (por ejemplo, Juntas Vecinales). Esta forma de propiedad es diferente de los Montes de Propios, que son tierras de propiedad del concejo, pero donde es la institución municipal la que posee los derechos de explotación, por lo general para contratar o vender, normalmente con la autofinanciación como fin.

Sociedades Vecinales de Montes o Montes de Socios (MS).

También se basan en la explotación silvopastoral colectiva, donde algunos vecinos forman una sociedad con un número determinado de miembros nominales que tienen los derechos al uso de la tierra de forma individual como co-propietarios (uti singuli) para explotar de forma colectiva. Estos bosques pueden ser heredados por descendientes, pero no tienen un marco jurídico común e irrompible. Más allá de esto, los MS no tienen características estandarizadas y son muy variadas, dependiendo de su origen, tenencia de la tierra, propietarios representados” y “propietarios con derechos de gestión”. Esta forma de propiedad común es más usual en áreas rurales del centro-norte de España, donde estos sistemas agrarios colectivos han sido utilizados  por más tiempo. En España, se estima que 1,5 millones de has. son gestionadas por esta forma comunitaria de propiedad. La investigación detallada de MS en la provincia de Soria -una de las provincias con un mayor presencia de esta forma de propiedad comunitaria en España- muestra que la superficie de los MS cubren 89.679 has, que implica alrededor de 120.000 copropietarios. Otros casos relevantes se han investigado en Extremadura. En este momento, esta forma de propiedad tiene un número significativo de problemas de supervivencia y de gestión y muchos bosques han desaparecido cuando la tierra se ha dividido y la sociedad disuelta o la propiedad ha sido objeto de renuncia a favor del municipio o reclamado con éxito por el municipio, entre otros.

Montes Vecinales en Mano Común (MVMC).

Constituyen otra forma comunitaria de bosques ICCA en España, basada en la explotación colectiva de los montes. Son propiedad comunal y colectiva de los vecinos, que no puede ser dividida, embargada o enajenada, no paga impuestos de base territorial y es propiedad indivisa sin asignación de cuotas de los vecinos que forman parte de la comunidad local de la aldea o parroquia en cada momento (Ley 55/1980 sobre MVMCs). La Asamblea de Comuneros o Asamblea General es el órgano rector principal de las “comunidades de montes”, que tienen capacidad jurídica plena para la defensa y gestión de sus tierras y son titulares de las mismas. Redactan y aprueba sus estatutos independientemente del municipio. Los MVMCs son un fenómeno común en Galicia, con 2.835 MVMCs en la comunidad autónoma, lo que representa 608.728 hectáreas, el 30% de la superficie forestal total de Galicia y casi la cuarta parte del territorio. Fuera de Galicia, los MVMCs son más escasos en otras comunidades del norte (Castilla y León, Asturias y Cantabria) -las provincias de León y Zamora cuentan con 130 MVMCs con un total de 14.000 hectáreas- y dispersos en el resto de España, por ejemplo, Monte Gresolet en Lérida o en el caso de Güéjar-Sierra en Granada.